Vino Tinto El Predicador 750 ml

Vino Tinto El Predicador 750 ml

24,50 €
Impuestos incluidos

Vino Tinto Predicador

D.O.Ca. Rioja 

Variedades:

Tempranillo, garnacha, graciano y mazuelo

Cantidad
  Producto disponible para pedidos

Vino Tinto Predicador

D.O.Ca. Rioja 

Variedades:

Tempranillo, garnacha, graciano y mazuelo

Vendimia:

Elaborado con los racimos de viñas de entre 20 y 35 años. A fin de garantizar el nivel de calidad, durante la prevendimia, dejan en las cepas solamente un racimo por pámpano, de forma que durante la fase final de maduración las uvas alcancen el nivel de concentración y equilibrio exigidos.

Nota de Cata:

Muestra un color rojo picota de buena intensidad y muy brillante.

En nariz destacan frutas rojas y negras, finas maderas, recuerdos de monte bajo, notas de especias y un punto mineral, mostrando gran complejidad.

En boca es potente, fresco y maduro, con volumen, pleno de sensaciones afrutadas. Con equilibrada acidez y tanino goloso que aporta estructura y persistencia. A la vez que resulta un vino muy fino, delicado, muy largo y agradable.

Crianza:

 16 meses en barricas de 1 vino, 100% roble francés.

Grado alcohólico:

14,5% vol

 

Temperatura de servicio:

16º-18ºC

 

Packaing:

Botella de 750ml. Cajas de 6 botellas

  

Bodega Contador

La historia de Bodega Contador comienza en 1995, cuando el enólogo y viticultor Benjamín Romeo adquiere una cueva centenaria bajo el castillo de San Vicente de la Sonsierra (La Rioja). En 1996 elabora allí la primera cosecha de su vino “La Cueva del Contador” y empieza a comprar viñas para su proyecto bodeguero.

Durante los años siguientes lleva a cabo vinificaciones a mínima escala en la cueva y sigue adquiriendo viñas. En 1999 elabora la primera añada de su vino “Contador”.

En el año 2000, tras comprobar la buena acogida del mercado y de los medios especializados a estos primeros vinos, Benjamín decide dedicarse exclusivamente a su proyecto personal.

Durante el año 2001, Benjamín Romeo acondiciona el garaje de la casa de sus padres en San Vicente para elaborar vino. De ese modo aumenta la capacidad de vinificación que le ofrecía la cueva.

La revista del crítico estadounidense Robert Parker otorga la máxima calificación (100 puntos) a las cosechas 2004 y 2005 de “Contador”, elaboradas en el garaje. Este reconocimiento, inédito en España, dispara el prestigio internacional de la marca.

Entre 2004 y 2006, Benjamín Romeo elabora el proyecto de su bodega actual junto al arquitecto Héctor Herrera. La obra se ejecuta entre los años 2006 y 2008.

La nueva bodega es inaugurada el 21 de junio de 2008, coincidiendo con el solsticio de verano. El edificio está situado a los pies de San Vicente de la Sonsierra, en el centro del territorio que ocupan los diversos viñedos de la propiedad.

La estructura en tres plantas o terrazas de la bodega reproduce los taludes originales del terreno y al mismo tiempo facilita el manejo de la uva y el vino mediante gravedad.

Las terrazas del edificio están cubiertas de plantas que se integran con la vegetación autóctona. La bodega tiene muros de hormigón visto, para que se vaya impregnando de polvo y se acabe confundiendo con la tierra de la que ha nacido.

 

VIÑEDO

La clave del trabajo en Bodega Contador es la atención minuciosa a un cúmulo de detalles en todas las etapas del proceso de producción: desde el cuidado del suelo de las viñas hasta el diseño de las etiquetas. Benjamín Romeo supervisa personalmente todas estas labores.

La adquisición de viñas y de parcelas adecuadas para el cultivo de la vid constituye la pasión de Benjamín. Bodega Contador posee más de cincuenta parcelas con distintos suelos, microclimas, orientaciones, altitudes, variedades y clones, que permiten conseguir vinos de gran complejidad.

La mayor parte de las cepas son conducidas en vaso, el método de poda utilizado tradicionalmente en La Rioja. Los viticultores de Bodega Contador dejan una única yema por pulgar, para limitar la producción y potenciar la calidad de la uva.

La tierra se labra una media de seis veces al año, entre la poda y la maduración de la uva, dependiendo de las circunstancias de cada temporada. El laboreo comprende diversos trabajos, entre los cuales hay algunos específicos de la viticultura, como picar los sarmientos.

La tierra es abonada solo algunos años, y siempre con materia orgánica elaborada por los propios viticultores de Bodega Contador a partir de estiércol de oveja. Todo el trabajo en las viñas es orgánico, respetuoso y sincero.

Las vides reciben únicamente los tratamientos imprescindibles para garantizar la sanidad de la uva. Bodega Contador emplea sólo productos no residuales.

Entre mayo y julio se realizan diversas podas en verde y aclarados. En agosto se eliminan los racimos de primera y segunda floración, y en septiembre se efectúa una primera vendimia.

La cosecha es realizada manualmente por vendimiadores experimentados. La uva es transportada a la bodega en cajas de 14 kilos de capacidad y en un plazo máximo de media hora.

En la bodega se realiza una selección manual de racimos y, tras el despalillado, una selección manual de granos

Bodega Contador trabaja exclusivamente con las diez tonelerías más prestigiosas de Francia, y con las barricas de gama más alta de cada una de estas tonelerías. Benjamín Romeo se desplaza hasta Francia para seleccionar personalmente los mejores robles.

Los vinos con crianza permanecen en barrica entre 18 y 20 meses. En este período se realizan varias trasiegas, así como rellenos semanales para suplir las mermas que se producen en una sala con un grado de humedad moderado (65%) por motivos de salubridad e higiene. Todos los movimientos del vino se efectúan teniendo en cuenta los ciclos lunares.

Los tapones están elaborados con corcho procedente de distintas sierras españolas (Castellón, Toledo, Gerona, etc…). Benjamín Romeo selecciona personalmente en los bosques de estas sierras los alcornoques que serán destinados a las botellas de Bodega Contador.

Todos los datos provienen de Bodega Contador

Detalles del producto

12359